Un país en la maleza

Tras otro invierno del descontento, la crisis que nunca acaba promete una primavera larga y revuelta. Esta crisis está consumiendo los años con rapidez pasmosa sin que nadie mínimamente realista pueda vislumbrar la salida que mantenga un equilibrio suficiente para convivir en armonía. Cada día, la ausencia clamorosa de soluciones genera nuevos niveles de asfixia en la situación social, política, laboral, económica y judicial en la que vivimos.

Sobre las cabezas del pueblo indignado y cabreado sobresale, como cruda rama invernal, la maleza inerte de las instituciones que despreciando el mandato de muchos han malgastado los recursos comunes en beneficio de pocos, guiadas por un concepto deformado del bienestar que ha convertido la democracia en un chiste de mal gusto.

Las noticias van surgiendo, aquí y allá, sobre actos de rebeldía individual o colectiva como prueba clara de que los ciudadanos escogen un camino opuesto al que marcan las palabras altisonantes de la clase política, consignas vacías que han perdido la poca credibilidad que les quedaba. Cuando empiezan a aparecer artefactos caseros en las inmediaciones de los juzgados, tras muchos meses de protesta perseverante, pacífica, estoica y resignada, cuando el único ejemplo digno que queda en pie es el de los propios ciudadanos, es momento de que el sistema demuestre si sabe solucionar el problema que él mismo ha creado, de lo contrario sólo queda tirarlo a la basura y volver a empezar.

·

IMG_1859

IMG_1862

IMG_1867

IMG_1883

IMG_1876

·

Anuncios

3 comentarios

  1. Amaia · ·

    Amen…

  2. Primero las fotos: me parece muy acertado el procesado y esos tonos frios para documentar la situación de la que hablas en el comentario. Especialmente interesante la primera.
    Con respecto a lo que dices, además de darte toda la razón (no puede ser de otra forma) solo añadir que el día que alguien o algo sea capaz de aunar todos los movimientos contra el sistema y canalizar toda la fuerza que se está acumulando en ellos, todo esto cambiará definitivamente. Lo que nadie tenemos claro es de que forma. Y eso es realmente peligroso según en manos de quien acabemos. Saludos !!

    1. Hola Carlos, así es, intenté conjugar la gelidez de la luz con la confusión de las ramas para darle ese tono frío de incomodidad y reflejar la situación en la que nos hallamos. Efectivamente este tiempo es peligroso porque genera extremismos y hay que andarse con ojo. Un saludo y gracias por comentar!

A %d blogueros les gusta esto: