Flashback: Arcade

¿Quién no ha pasado interminables horas de sus años mozos en locales ruidosos y llenos de humo, sentado frente a un mueble de madera con pantalla de tv incrustada, golpeando espasmódicamente grandes botones de colores y retorciendo una pequeña palanca metálica, con la cara deformada por las muecas?

Estrenamos sección con un clásico: Ghosts’n Goblins.

.

Año de lanzamiento: 1985

Compañía: Capcom

Tipo: Plataformas

Protagonista: Sir Arthur the Knight

Sinopsis: Arthur es un caballero medieval que se pega el día retozando con la hermosa doncella Prin Prin, hasta que su amada es secuestrada por un malvado demonio y Arthur decide usarlo como excusa para quedarse con nuestras monedas de 25 pesetas.

Escenario: Progresando desde un cementerio infestado de zombies, Arthur recorre bosques, cavernas y pueblos fantasma para llegar al castillo del capullo que le robó la chica.

Armamento: Lanzas, antorchas, hachas, crucifijos y demás armas primitivas. Nuestro prota luce una brillante armadura que le protege del primer golpe, momento a partir del cual su atuendo queda reducido a unos muy sugerentes calzones blancos.

Los malos: Esqueletos, murciélagos, cuervos, ogros y demonios para aburrir, además de una cantidad de zombies digna de un video de Michael Jackson.

Dificultad: Extrema. Requería una alta dedicación en número de horas y solía ser incompatible con otras actividades adolescentes, como por ejemplo mirar de reojo los pechos de las chicas.

Banda sonora: Encantadoramente gótica y con la baja fidelidad propia de la época.

Tipo de jugador #1: Altamente profesional, un cuidadoso inversor que llegaba al local recreativo antes de la hora punta, tomaba posesión, y se aislaba del mundo durante un periodo que podía variar entre los 45 minutos y las 2 horas. Conocía el lugar de aparición de cada uno de los zombies, y era capaz de salir airoso de momentos imposibles apretando todos los botones a la vez y agitando la palanca violentamente.

Tipo de jugador #2: Maravillado por la desenvoltura natural del jugador #1, el incauto jugador #2 permitía que su deseo de dominar el juego no le dejara apreciar su propia incompetencia. Nunca superaba la primera pantalla, y pasaba largos periodos del día mendigando una moneda con la que costearse otra dosis de su fatal adicción.

¿Te apetece una partidita, por los viejos tiempos?

Haz click en la imagen…

.

Anuncios

Un comentario

  1. Joan Guarch · ·

    …yo fuí claramente del segundo tipo de jugador…estos juegos de salta y mata nunca se me dieron bién…

A %d blogueros les gusta esto: